• Facebook - White Circle
  • Twitter - White Circle
  • LinkedIn - White Circle
info@talexper.com    |                                              |    (280) 15 468-5264
© 2017. Todos los Derechos Reservados

Puerto Madryn (Chubut)

EL TALENTO NO SE RETIENE

11/01/2018

(...) Siddhartha entró en el cuarto donde su padre estaba sentado sobre una estera de esparto, y se colocó a su espalda, y allí estuvo hasta que su padre se dio cuenta de que había alguien tras él. Habló el brahmán:

—¿Eres tú, Siddhartha? Di lo que tengas que decir.

Habló Siddhartha:

—Con tu permiso, padre mío. He venido a decirte que deseo abandonar tu casa mañana e irme con los ascetas. Es mi deseo convertirme en un samana. Quisiera que mi padre no se opusiera a ello.

El brahmán calló, y calló tanto tiempo, que en la ventana se vio caminar a las estrellas y cambiar de forma antes que se rompiera el silencio en la habitación. Mudo e inmóvil, permanecía el hijo con los brazos cruzados; y las estrellas se movían en el cielo. Entonces habló el padre:

—No es propio de brahmanes pronunciar palabras enérgicas e iracundas. Pero mi corazón está disgustado. No quisiera oír por segunda vez este ruego de tu boca. El brahmán se levantó lentamente. Siddhartha estaba mudo, con los brazos cruzados.

—¿A qué esperas? —preguntó el padre.

Habló Siddhartha:

—Ya lo sabes.

El padre salió disgustado del cuarto; disgustado, se acercó a su cama y se tendió en ella.

Al cabo de una hora, como el sueño no viniera a sus ojos, el brahmán se levantó, paseó de un lado para otro, salió de la casa.

Miró al interior por la pequeña ventana del cuarto y vio en él a Siddhartha, con los brazos cruzados, inmóvil. Su túnica clara resplandecía pálidamente. Con el corazón intranquilo, el padre volvió a su lecho.

Una hora más tarde, como el sueño no viniera a sus ojos, el brahmán se levantó de nuevo, paseó de aquí para allá, salió delante de la casa, vio salir la Luna. Miró al interior del cuarto por la ventana, allí estaba Siddhartha, inmóvil, con los brazos cruzados; en sus piernas desnudas relumbraba la luz de la luna.

Con el corazón preocupado, el padre se volvió a la cama.

Y volvió pasada una hora, y volvió pasadas dos horas, miró por la ventana, vio a Siddhartha en pie, a la luz de la luna, a la luz de las estrellas, en las tinieblas. Y volvió a salir de hora en hora, silencioso, miró dentro del cuarto, vio inmóvil al que estaba en pie; su corazón se llenó de enojo, su corazón se llenó de intranquilidad, su corazón se llenó de vacilaciones, se llenó de dolor.

Y en la última hora de la noche, antes que viniera el día, volvió de nuevo, entró en el cuarto, vio en pie al joven, que le pareció grande y como extraño.

—Siddhartha —dijo—, ¿qué esperas?

–Ya lo sabes.

—¿Vas a estarte siempre así, en pie, esperando, hasta que sea de día, hasta que sea mediodía, hasta que sea de noche?

–Estaré en pie, esperando.

–Te cansarás, Siddhartha.

–Me cansaré.

–Tienes que dormir, Siddhartha.

–No dormiré.

–Te morirás, Siddhartha.

–Moriré.

–¿Y prefieres morir antes que obedecer a tu padre?

–Siddhartha siempre ha obedecido a su padre.

–Entonces, ¿renuncias a tu propósito?

–Siddhartha hará lo que su padre le diga.

El primer resplandor del día penetró en la estancia. El brahmán vio que las rodillas de Siddhartha temblaban ligeramente. Pero en el rostro de Siddhartha no vio ningún temblor; sus ojos miraban a lo lejos. Entonces conoció el padre que Siddhartha ya no estaba con él, ni en la patria, que ya le había abandonado. (…)

 

SIDDHARTHA

Hermann Hesse

(1877-1962)

Cuando una persona permanece, pero con su mente y espíritu en otro lugar, es que ha elegido un nuevo camino.

Siddhartha nos ofrece una lección de vida, y entre otras cosas, nos habla de la importancia de la tenacidad para cumplir nuestros sueños o metas. Nos brinda también un aprendizaje que los líderes podrían trasladar a su profesión, una manera sencilla sería: fomentando un diálogo sincero con sus colaboradores, invitándolos a que hablen de sus sueños o proyectos. Otra, quizá más profunda: generando en la organización, las condiciones propicias para que las personas se desarrollen y desplieguen todo su potencial durante el tiempo que decidan pertenecer.

Después de todo, el talento no se retiene, el talento se cuida… y casualmente, Siddhartha significa: "aquel que alcanzó sus objetivos" o "todo deseo ha sido satisfecho".

Si te gustó este post, no olvides compartirlo. =)

Compartir en Facebook
Compartir en Twitter
Compartir en Linkedin
Me Gusta
Please reload

Entradas recientes
Please reload

Archivo
Please reload

Buscar por etiquetas
Please reload